Acción-reacción.

Yo tengo una promesa hecha, que hice hace mucho tiempo en la iglesia, prometí ayudar a todo el mundo, dentro de lo que estuviera de mi mano y decir siempre la verdad, duela o no, la digo. A cambio de esa promesa pedí algo que se me cumplió y por eso siempre estoy en deuda con la vida para bien y lo hago con gusto.

Por qué cuento esto? Ayer un chico, alemán, vino a contratar mis servicios, hablaba un poco español. Pude entenderle, me contó que en la ciudad donde estoy, trabaja de soldador y que no encontraba habitación para dormir, que duerme en el coche desde hace un tiempo y por la noche pasaba mucho frío. Imaginaos cómo debe ser vivir en esa incomodidad! Me había contratado para media hora y acababa de pagarme. No me lo pensé, dejé un momento mi trabajo y le ofrecí mi ayuda, cogí mi teléfono y empecé a llamar a sitios para buscarle una habitación, todo estaba ocupado y le pedí al dueño del piso donde estoy que me echase una mano, rápidamente tiró de sus contactos y conseguimos buscarle un lugar. No paraba de darme las gracias, me gustó ayudarle.

Esta tarde, me llamó para saludarme y volver a contratarme pero yo estaba ocupada.

Hoy tuve un cliente, me contrató para un servicio de fantasía “humillación”, su fetiche era llamarlo “feo” y sacarle defectos físicos. Cómo iba yo a sacarle defectos a un hombre atractivo? Me costó un poco ese trabajo Jajajaja… al acabar, que sólo estuvo 15 minutos masturbandose y me tocó mis bonitos pechos 🙃, mientras yo le insultaba. Me ha contado que tenía un problema con la coca y le di un consejo para que se deje esa vida destructiva y le recomendé un libro, le conté una experiencia mía y le hice ver que de todo se puede salir. Me encantó la charla con él, me dio las gracias por el consejo y supe que le hice pensar.

A las dos horas, me llamó por teléfono y me preguntó si podemos hablar y le dije que sí, sin problema, me contó cosas de él y se desahogó y le di mi opinión y demás, le ofrecí mi ayuda si necesitaba hablar, que ahí estoy y me dio las gracias. Estos días le llamaré para ver cómo está y cómo va su lucha para dejar esa adición, ojalá lo consiga. Le animé a pedirle ayuda a su madre, las madres siempre son muy protectoras en momentos serios. La mía me encerró cuando tuve yo mis problemas y gracias a eso y el palizón que me pegó y las palabras tan duras de mi padre “me has decepcionado”, yo no volví a probar ni un porro, soy objetiva con mis metas y la única adición que tengo es leer y escribir.

Pues nada gente! Me alegra ayudar de corazón a la gente que veo que lo necesita, me he dado cuenta que cuando ayudas, te encuentras en la vida gente que sin conocerte, también te ayuda.

Encontré una persona, que me ayuda a ser cada día mejor persona y lo que más me gusta de mi bonita amistad con él, es hacerle reír todos los días.

Un beso gente, hay que vivir feliz! 💋

2 pensamientos en “Acción-reacción.

  1. guillegalo dice:

    Me transmites alegría por lo que das y enseñas. El humanismo que te desnuda y te cubre para el acto sublime de saber dar siempre. Aprendo mucho de este blog.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .